La temperatura influye en la expresión génica y el ciclo de vida de la bacteria del cólera. Un equipo de investigadores de la Universidad de California, en Santa Cruz, California, Estados Unidos, proporciona nuevos conocimientos sobre cómo diferentes temperaturas en el entorno de la bacteria 'Vibrio cholerae' controlan la expresión de los genes necesarios para vivir a esas temperaturas. La investigación se publica en la edición digital de este viernes de 'Applied and Environmental Microbiology'. 'Vibrio cholerae' infecta a aproximadamente cuatro millones de personas cada año en todo el mundo, provocando enfermedad diarreica grave, y mata a un estimado de 140.000 personas. Su éxito como patógeno contrasta con los retos a los que se enfrenta esta bacteria: las aguas en las que habita esta bacteria cuando no está infectando 'H. Sapiens' pueden ser algo más de 4 ° C más fría que la temperatura corporal normal. En el estudio, los investigadores cultivaron 'V. Cholerae' a las temperaturas corporales humanas y luego las pasaron a las temperaturas de las aguas que habitan normalmente cuando no están infectando a las personas, según detalla la autora Fitnat Yildiz, profesora de Microbiología y Toxicología Ambiental en la Universidad de California, Santa Cruz. Loni Townsley, estudiante de Yildiz que realizó los experimentos, empleó 'microarrays' para determinar qué genes se expresan en las diversas temperaturas. Temperaturas ambientales bajas de alrededor de 15 ° C activan genes que regulan la formación de biopelículas, genes que codifican un arma molecular que segrega toxinas y genes que permiten la adaptación al frío. Las biopelículas son resistentes esteras microscópicos de bacterias, que permiten a 'V. Cholerae' soportar temperaturas bajas ambientales, en las que crece en una especie de zooplancton, 'Daphnia magn'a, que es un pequeño crustáceo. "V. Cholerae' está protegida en las biopelículas, al abrigo", dice Yildiz. El crecimiento de millones de zooplancton hace que 'V. Cholerae' se mueva de manera independiente, elevando las posibilidades de encontrar un huésped humano al que infectar.