Temas Especiales

Día Mundial del ACV


#DíaMundialACV

29 de Octubre: Día Mundial del ACV

 

El accidente cerebrovascular (ACV) es la segunda causa de muerte cardiovascular en el mundo y la primera causa de discapacidad permanente. Se estima que se producen entre 40.000 y 60.000 nuevos casos de ACV por año en la Argentina.

La hipertensión arterial es el principal factor de riesgo para padecer un ACV, al punto de que 8 de cada 10 personas con ACV son hipertensas. Según datos de estudios científicos, 1 de cada 4 hipertensos mal controlados puede tener un ACV en los próximos cinco años, si no es tratado adecuadamente.

Podemos escuchar hablar actualmente del término ICTUS. Este término viene a sustituir a todo término utilizado para referirse a los dos tipos de ACV que existen según su origen: el ictus isquémico (infarto cerebral, trombosis, embolia) es el resultado de la obstrucción de una arteria que conduce oxígeno y nutrientes al cerebro por acción de un coágulo o émbolo y el ictus hemorrágico (hemorragia cerebral, derrame) se produce por la ruptura de un vaso cerebral, que genera un derrame de sangre en el tejido cerebral adyacente. También puede estar presente ambas causas (apoplejía).

Se puede padecer un ACV o ictus a cualquier edad, pero son más frecuentes en los adultos mayores. Los síntomas son variados y pueden presentarse juntos o por separado:

• Pérdida repentina de la fuerza (parálisis o debilidad) en la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo.

• Alteración repentina en la sensibilidad (“acorchamiento”, hormigueo”) en cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo.

• Pérdida súbita de la visión o visión borrosa de uno o ambos ojos.

• Dificultad repentina para hablar, expresarse o comprender el lenguaje.

• Caída de un párpado o torcedura de la boca.

• Dolor de cabeza súbito, de alta intensidad y sin causa aparente.

• Sensación de inestabilidad o desequilibrio bruscos, en especial si se acompaña de algunos de los anteriores.

En Argentina, 22% de las personas que sufren un ACV son diabéticas, por lo cual el control de esta enfermedad es muy importante a la hora de prevenirlo. El colesterol elevado puede tapar también las arterias que irrigan al cerebro, por lo que es un factor de riesgo para el ACV. El abuso de alcohol, tabaco y drogas ilícitas también puede conducir a un ataque cerebral. Otros factores de riesgo que se pueden modificar para evitar un ACV son la obesidad y la falta de actividad física.

 

Mag. Farm. María Isabel Tenllado

Coordinadora Área de Capacitación y Responsabilidad Social CFC

 

Fuente:

http://www.wikicardio.org.ar/wiki/29_de_octubre:_Día_mundial_del_ACV