Informe Rinaldi: Tratamiento y validez contable del saldo de la cuenta COCOFA

Córdoba, 18 de julio de 2013. INFORME DEL AUDITOR: Cr. José María Rinaldi


Sres.
Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Córdoba
At. Sr. Germán Daniele
Presente

Tengo el agrado de dirigirme a Uds. a los fines de exponer nuestra opinión profesional, conforme fuera solicitado, respecto del tratamiento y validez contable del saldo de la cuenta "COCOFA Ltda. aPagar", la que lleva el número de cuenta: 2203011 en el plan de cuentas, por un importe de $ 2.185.852,75.- en el Balance de Sumas y Saldos al 31 de marzo del 2013 y las recomendaciones a los fines de su reconocimiento o posible ajuste o eliminación.

1.- Con dicho fin, hemos repasado las registraciones de los movimientos contables en el sistema de información contable del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Córdoba, en tanto correspondiera y fuera de suficiencia, en algunos casos mediante la obtención de muestra representativa del total de la documentación, desde el año 2003. Ello incluyó las Memorias, Balances Generales, Libros Mayor, Libros Diario, asientos auxiliares, y su correspondiente documentación respaldatoria(consistentes en facturas remitos, recibos, etc.).

Tal repaso nos ha permitido observar una serie de irregularidades, contradicciones y carencias en el saldo que se exhibe en los respectivos balances.

2.- Destacamos la total inexistencia de papeles de trabajo en la que se llegue al saldo de exposición de los balances respectivos. Lo único que se ha tomado son los movimientos registrados en el Libro Mayor de la cuenta, dando como válido el saldo del ejercicio anterior y así sucesivamente provocando un "efecto piramidación" en su importe. Esto es, no se han realizado procedimientos de auditoría, como puede ser la circularización (en alguna de sus variadas formas) al acreedor con el fin de verificar si existe la posible conciliación del importe del saldo a exponer, sino que el saldo resulta del movimiento contable de carácter acreedor, cuando se le factura a la Cooperativa, o deudor, cuando se le paga.

3.- Es por ese motivo, que nos hemos remontado al ejercicio económico cerrado al 31 de marzo de 2003 para, a partir de allí, ir viendo la evolución del mismo a través de los ejercicios económicos hasta el importe del saldo al 31 de marzo del año 2013. La tarea se realizó para algunos ejercicios y, en algunos casos, mediante muestras de la documentación respaldatoria.

Grande fue nuestra sorpresa al observar que la documentación respaldatoria de los movimientos registrados en el Libro Mayor del ejercicio inmediato siguiente correspondía a facturas tipo B del acreedor cuyo CAI (clave que obtiene la imprenta para que sea una factura autorizada por el Fisco) se encontraban vencidas desde noviembre de 2001. Ante dicha circunstancia, tal vez advertido dicha irregularidad por la Cooperativa, se procede a intentar corregir la irregularidad mediante la facturación en facturas tipo A, hecho que no corresponde en virtud de ser el Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Córdoba un contribuyente exento en el IVA, por lo que corresponde que se le facture en Factura tipo B, lo llamativo es que la factura preimpresa es de tipo A pero el sistema con el que se la imprime dice "factura B".

Semejante anomalía no fue advertida, a pesar de tratarse de cifras millonarias, y las mismas fueron pagadas por parte del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Córdoba, de esta manera el pasivo al cierre del ejercicio al 31 de marzo de 2003 representaba el insignificante importe de $ 4.711,13.- y el del ejercicio 2004 de $ 107.315,10.-.

Adicionalmente, se puede observar que en el concepto facturado se hace mención a una gran cantidad de remitos que conformarían la entrega de la mercadería con lo que quedaría en firme la operación, más allá de lo defectuoso en cuanto a la legalidad de la documentación respaldatoria, el que se imprime en formulario continuo y supera la capacidad física del papel, pero que no se pudo corroborar la existencia física en papel de dichos remitos porque no existen. Ello no permite verificar la real existencia de la operación, más allá de la ilegalidad de la facturación.

Los saldos acreedores subsiguientes, si bien se encuentran en factura tipo B con CAI vigente, siguen haciendo referencias a remitos que tampoco se pudieron verificar. En algunos casos se detalla el medicamento en lugar del número de remito pero sin que la recepción se encuentre conformada.

4.- Desde ya advertimos que la gravedad de las irregularidades en la documentación respaldatoria mencionadas supra, son suficientes para dudar del actual saldo ya que el mismo es el resultado de haber dado por valido al inicio del presente ejercicio el del ejercicio anterior, y así sucesivamente.

No obstante ello, debemos observar otros elementos que resultan del análisis y acompañan las apreciaciones sobre los significativos incrementos del saldo del pasivo bajo análisis.

Si se realiza una lectura de la Memoria Anual correspondiente a cada ejercicio económico, podemos encontrar que desde el comienzo de nuestro análisis (año 2003) encontraremos referencia a la conformación de la cuenta cuando se informa que una vez superada la crisis financiera del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Córdoba consecuencia de la crisis del convenio con Pami, se realiza un acuerdo para la provisión de medicamentos especiales con COCOFA. En el ejercicio siguiente se vuelven a encender señales de alarma por la situaciónIpam-Pami, pero es en la Memoria Anual del ejercicio 2005 que se destaca a dicha crisis como "en el peor momento del Colegio en su relación con el Ipam" para luego habla de un juicio millonario que es necesario para pagarle a la COCOFA.

Paradigmáticamente es este último ejercicio, el 2005, en el que existe un crecimiento exponencial del pasivo con la COCOFA. El 31 de marzo de dicho año se realiza un asiento en el libro diario en el que se carga a la cuenta con un pasivo de nada menos que de $7.030.489,60 contra las cuentas deudoras del "Crédito cápita Ipam", sin que exista nota aclaratoria al asiento ni documentación respaldatoria. Dicho asiento es reflejado, también, por el Mayor de la cuenta, pero resulta poco explicable desde lo contable.

5. Adicionalmente, es en este ejercicio que se produce un cambio en el criterio de exposición del pasivo con COCOFA hasta el ejercicio 2004, el saldo era colocado como "Otras Deudas" con detalle en la Nota N° 10, a partir del ejercicio 2005 comienza a figurar como "Obras Sociales a Pagar" con detalle en Nota 7.

En la actualidad el saldo de la cuenta se expone como un Pasivo No Corriente en "Obras Sociales sin Movimientos y Otros" con detalle en Nota 14, es decir que se realizará en un plazo superior al año. Para considerarlo de esta manera, si es que el pasivo existe, habría que evaluarse el posible resultado jurídico del conflicto judicial, su plazo y contemplarlo en un pasivo contingente, es decir una previsión.

6. Ante el panorama descripto, aconsejamos una profunda revisión de dicho pasivo y el de sus cuentas relacionadas, como la firme advertencia de poder validar su saldo por las razones expuestas y detalladas.

Ante ello consideramos necesario recuperar el pasivo, en virtud de, al menos, dudoso. Para ello aconsejamos al menos tres hipótesis de trabajo:

a) Se podrá anular dicho pasivo contra una previsión, la que deberá ser evaluada en función de un dictamen jurídico-contable. Ello implica al menos tres posibilidades: que la evaluación sea exactamente el importe del saldo registrado en la actualidad, hecho que desde ya ponemos en duda, con lo que se debitaría la cuenta del pasivo y se acreditaría una previsión; que la evaluación sea inferior al saldo actual con lo que se haría lo del caso anterior y el remanente se recuperaría mediante cuenta de resultado; o que la evaluación se superior con el cual la previsión de vería incrementada contra pérdida.

b) Considerar el saldo como inexistente por encontrarse viciada la documentación respaldatoria y no existir papeles de trabajo que lo acrediten en lo mínimo, con lo que se recuperaría contra una cuenta de ganancias.

c) Realizar una solución "estética" que sería exponerlo regularizando en el activo (es decir restando), hipótesis que no aconsejamos.

6.- Por último, es de mucha importancia la urgente información del presente tanto al Contador Certificante, como a los miembros del Tribunal de Cuentas a los fines de evaluar el destino del saldo del pasivo consultado.

Sin otro particular, y esperando haber dado acabada respuesta a la consulta formulada, quedo a v/disposición para aclarar o ampliar los términos del presente, y les saludo atentamente.

 

Acceso

 
 


 
 

 

 
 

Nota Principal

Notas Anteriores