Acta Número 610


ACTA N° 610: En la Ciudad de Córdoba, a los treinta días del mes de mayo del año 2015, y con el quórum que establecen los estatutos, el Sr. Presidente Farmacéutico Germán Gustavo DANIELE, abre la Sesión Ordinaria del Consejo General del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Córdoba siendo las 9:35  Hs. y con la presencia de los siguientes miembros:

………………….

COLFACOR GESTION PLUS: El Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Córdoba, desde el comienzo de su historia, además del control deontológico de la profesión, es un agente natural de agrupamiento de las farmacias de la Provincia de Córdoba. La esencia de esta entidad farmacéutica, la habilita a negociar con las Obras Sociales las condiciones más favorables para el universo de farmacias que la integran. Durante la vigencia de estas relaciones, es el Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Córdoba la entidad que mejor se posiciona en la defensa de las farmacias ante los organismos administradores de las obras sociales. Dichas aspiraciones, en pro de la defensa del universo de farmacias, incide de manera directa y patente en la consolidación de un mejor sistema de salud a toda la ciudadanía, ello al mejorar la calidad de las prestaciones dentro de las farmacias.

De ahí la articulación de políticas que tiendan a propender a la sustentabilidad de ellas como premisa básica.

Así, un mejor sistema sanitario en nuestra provincia se cimenta bajo la conciencia de reconocer a las farmacias como un centro de atención primario de la salud, y de la necesidad de que esta Institución lleve adelante políticas activas que propendan a su sustentabilidad.

La existencia de este Colegio de profesionales en la Provincia de Córdoba, conlleva implícita la garantía de calidad de la prestación del servicio de asistencia primaria de la salud, y es de entenderse que su creación beneficia al estado, a la comunidad en la que actúa y a los profesionales que agrupa. Ello, por cuanto estas entidades alivian la tarea de la Provincia en materia de control del ejercicio de las profesiones, actúan como garantía respecto de la calidad de los servicios prestados y representan y defienden los intereses de los colegiados, procurando asegurar la independencia, jerarquía y dignidad de las profesiones.

En ese contexto legal, el referido Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Córdoba es una persona jurídica de derecho público cuyo objetivo es “propender al progreso de la farmacia como arte científico, así como velar por el mejoramiento técnico, profesional, social, moral y económico de sus miembros, asegurando el decoro y la independencia de la profesión. Vigilar la defensa de la ética profesional, como así también el cumplimiento de la presente ley y de las demás disposiciones atinentes al ejercicio profesional de la farmacia. Propender al mejoramiento de la legislación sanitaria en lo referente a medicamentos, tóxicos y alimentos. Fomentar el espíritu de solidaridad, mutuo apoyo y consideración recíproca entre sus asociados, así como estimulará la ilustración y cultivará las vinculaciones con entidades científicas y profesionales, argentinas y del exterior” (art. 3 de la Ley 4771).

Como es de advertir, todo se encuentra sustentado en principios de solidaridad profesional, cuyos beneficiados son los colegiados comprendidos en la ley, en las condiciones que establece la misma y las normas reglamentarias que en su consecuencia se dicten, normativa que reviste el carácter de orden público.

Sumado a ello, deviene oportuno recordar que el colegio no  persigue fines lucrativos, de ahí que en sus balances no refleja “ganancias” sino que reflejan “superávit”, los cuales vuelven a la redistribución de la vida institucional en beneficio del colectivo de profesionales farmacéuticos y por ende de la ciudadanía.

En dicho sentido, podemos destacar que los colegiados de la institución eligen a sus propios representantes que, por medio de sus órganos colegiados, poseen una serie de facultades reglamentarias, de fiscalización y de control.

En dicho horizonte, resulta un actuar responsable y necesario delinear y llevar adelante políticas para procurar un mayor bienestar y seguridad a los profesionales que incluye el régimen y, por tanto, el deber de afianzar el equilibrio distributivo de los servicios que se prestan individualmente con los ingresos que los mismos representan, y valorar su incidencia en todo el universo de beneficiarios.

Todo ello constituye condición indispensable para asegurar la solvencia de esta institución y, con ello, el cumplimiento de sus objetivos colegiales.

Se ha tomado conciencia que existen conductas de determinadas farmacias, movidas por intereses ajenos a los de la institución. Estas farmacias deciden pasar solamente algunas obras sociales en el Colegio de Farmacéuticos y las de mayor cantidad de recetas (mayor caudal económico) como lo son APROSS y PAMI las pasan por otro canal, como lo son las Cámaras de Farmacias.

Dicha conducta evidencia que los costos de las gestiones que el Colegio compromete en la atención de las farmacias mencionadas precedentemente, inciden de manera individual con un costo mayor en la prestación del servicio, en relación a los ingresos que al Colegio le representan estas farmacias.

Y siendo que existe un principio de solidaridad entre todos los integrantes de este Régimen, los mayores costos de contener a unas farmacias son soportadas por otras que representan una ecuación equilibrada para el Colegio, entre costos y servicios.

Dichas conductas deben de valorarse en forma individual, promoviéndose en principio el diálogo y la toma de conciencia del sistema en que estamos inmersos todos y que ellas son parte, tendiendo a encauzar la primacía de los intereses del colectivo por sobre los individuales.

Contemplar conductas contrarias a la esencia misma del sistema, se evidencia como un desconocimiento de los principios que lo rigen y a la postre su réplica comprometería la continuidad del mismo, en un claro detrimento a todo el universo de beneficiarios que lo integran. Motivo por el cual, este Concejo Resuelve:

Instruir al Consejo Ejecutivo a que fiscalice y detecte a aquellas farmacias que tengan o quieran acceder a la atención de convenios de obras sociales y prepagas de administración exclusiva de Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Córdoba por medio del sistema Colfacor Gestión Plus y les informe que tienen que pasar su facturación de PAMI y APROSS en esta institución. Debiendo de entenderse que aquella razón Social propietaria de más de una Farmacia, le cabe la situación de fiscalización encomendada en el conjunto de todas sus farmacias. Y en definitiva traer a consideración del Concejo General la situación de las farmacias detectadas, a fines de contemplar una situación particular, para resolver sobre la permanencia o exclusión del sistema.

SE PONE A CONSIDERACION DEL CONSEJO, LO QUE ES APROBADO POR UNANIMIDAD.

…………………………